A todos nos afecta en mayor o menor medida esta crisis. Descubre cómo la estamos gestionando en Webfocus, y cómo estamos ayudando a las empresas a reinventarse, y aprovechar la fuerza de internet para salir adelante en esta situación tan complicada.

covid-19, muévete o húndete

No es fácil estar anímicamente fuerte en una situación de tanta incertidumbre como esta. A mí personalmente también me golpeó, especialmente la primera semana de confinamiento. Estaba como en una nube, en la que parecía que todo daba igual y me costaba mantener la motivación para acometer cualquier tarea, ya fuera trabajo, o cualquier otra cosa.

Por suerte, no soy capaz de aguantar mucho tiempo deprimido. Al fin y al cabo, mi situación no cambiaba tanto: teletrabajo casi todo el tiempo, y tenía cosas que hacer, alumnos a los que atender, familia de la que ocuparme, y clientes que necesitaban seguir. Lo del teletrabajo es una batalla en la que llevo más de 10 años, y mira por dónde, ahora es más útil que nunca. Ya no es «el futuro», cualquiera puede entenderlo por fin.

Nosotros hemos invertido en la empresa más que nunca justo este mes, no por el confinamiento, ni tampoco para hacer publicidad casposa y oportunista diciendo que todo va a salir bien. Hemos invertido en mejorar y simplificar nuestros procesos, para poder atender mejor, más rápido, y a más gente que nunca. Porque, sin buscarlo, estamos desbordados de trabajo.

Si algo estamos aprendiendo en esta crisis, es la cantidad de gente audaz, emprendedora e inteligente, que puebla este país. Que en vez de mesarse los cabellos, agobiarse con los agoreros de la televisión, o angustiarse pensando en cómo salir de esta, están tomando acción para salir adelante. No para estar como antes, sino para hacer más, ser mejores, y destacar.

Las crisis son oportunidades

Pero para aquellos que las aprovechan. No para quienes pretendan seguir haciendo lo mismo. Y nos sentimos orgullosos de estar ayudando a quienes van a marcar el camino. Porque están pensando cómo adaptarse, y además, haciéndolo mejor.

Como Juan, de EDPmadrid, un centro deportivo muy poco convencional, que busca tareas nuevas para seguir ocupando a sus empleados. Que en vez de abrir «de estrangis» como han hecho algunos gimnasios, se han adaptado en tiempo récord para ofrecer clases online gratis para que la gente siguiera haciendo ejercicio en casa (mas necesario que nunca, porque nos movemos mucho menos ahora).

¿Sabes qué les ha ocurrido? Que sus mismos socios han pedido que les cobren por las clases online, porque querían seguir haciendo ejercicio, y querían pagarlo. No ha sido un problema, hace ya algunos meses que les implementamos el pago online. Menos mal que lo hicimos. No es lo único que estamos haciendo con ellos, pero sí lo que podemos contar por ahora…

O como Noelia Mata, una extraordinaria psicóloga de Madrid, que se ha lanzado a profesionalizar aún más sus servicios en internet, y ya está ofreciendo atención psicológica online. Con terapias tan innovadoras como EMDR, mindfulness, biofeedback o terapia de la compasión (tan necesaria en este momento…).

O como Sustant, que está ofreciendo formación en consultoría ISO para temas como sostenibilidad, medio ambiente, seguridad y salud en el trabajo, compliance… para empresas además de ganar dinero, quieren aportar a la sociedad, y demostrarlo.

Muchos se están dando cuenta ahora de que es el momento de tomarse más en serio el canal internet, no sólo como «escaparate», y para captar clientes, sino para dar servicio que tenga un verdadero significado, que de verdad ayude a los demás.

Podemos permitirnos el lujo de elegir con quién trabajamos, y estamos trabajando más que nunca, con empresas con propósito, y personas que quieren mejorar, y ayudar más y mejor a los demás. No hay nada mejor que un trabajo que te hace sentirte realizado, y lo estamos logrando, más que nunca.

Evidentemente, hay que invertir, no somos una ONG. Lo que no significa que no podamos aportar nuestro granito de arena: A las fundaciones y asociaciones para personas con discapacidad que ya trabajan con nosotros, les estamos dando servicio completamente gratis. A nuestros clientes que no han podido pagar este mes, no los hemos dejado en la estacada, seguimos ayudándoles. Somos un negocio, pero hecho por personas. Con corazón. A todos nos gusta ayudar, y todos agradecemos un capote cuando las cosas no vienen de cara.

Benditas crisis, y benditos aquellos que las aprovechan para crear una sociedad mejor. En ello estamos.

Los consejos no solicitados no suelen ser bien recibidos, pero si has tenido que parar tu negocio, y esta situación te tiene paralizado; si no sabes qué hacer para volver a la normalidad, o temes que tu negocio no pueda recuperarse, quizá te sirva esto: no pongas el foco en cómo hacer que tu negocio vuelva a ser como antes. Mejor piensa qué puedes hacer ahora mismo para ayudar a los demás. Quizá recibas más de lo que des. Quizá lo recibas multiplicado.

Y si quieres tomarte en serio el canal internet y pasar de fase, si entiendes que no sólo se trata de invertir dinero sino de implicarte… estamos para ayudarte, dondequiera que estés :)

Sin puntuación aún

Si te ha sido útil, puntúa el artículo